Historia




DATOS HISTÓRICOS DE NUESTRA PARROQUIA.        
  
  Para comenzar a relatar la historia de nuestra Parroquia se hace imprescindible hablar del antiguo convento mercedario de San Miguel, ya que nuestro actual Templo es el que en su día perteneció a dicho convento que llegaba hasta más allá de la actual calle dels Hostals donde todavía quedan restos de su antiguo claustro y parte de su  huerto dentro de algunas casas particulares.
   Este convento se funda dentro del antiguo barrio de “les barreres” de nuestra Ciudad en un campo que se entrega a la orden mercedaria por Bernat de Vilar, canónigo de Valencia en nombre del Capítulo de la Catedral, el 12 de noviembre de 1251 tal como recoge D. Agusti Ventura Conejero, cronista de la Ciudad y feligrés de nuestra Parroquia en el libro “Ecce-Homo” editado por la Congregación del Stmo. Ecce-Homo, a cambio de un censo anual, y se dice que estaba situado “frente a la Iglesia de San Miguel del raval de Xátiva”, y también recoge otro documento (carta de repoblación) que el rey Jaime I otorga a la morería de Xàtiva el 23 de enero de 1252, donde también se habla de esta Iglesia de San Miguel, por lo que estima que ambos hacen referencia a nuestro actual Templo Parroquial, que como todos los que lo visitan pueden apreciar en su fachada principal la imagen de San Miguel.
   Según apuntes recogidos por D. Antonio Martínez Reig, Pedro IV de Aragón “El Ceremonioso” mandó derribar el convento para que no sirviera de refugio a las tropas unionistas, y mas tarde ayudo a su reedificación en estilo gótico ya en el año 1358. Este templo fue incendiado en 1707, con motivo de la guerra de sucesión del primer Borbón Felipe V, siendo reparado posteriormente en 1715 por los mercedarios mediante la venta de la Torre de Cerdá, llamada“Torre dels Frares” lugar de nacimiento de uno de nuestros Papas, siendo concluido en 1740 y dándole ya el nuevo nombre de Iglesia de Nuestra Sra. de la Merced.
   El 17 de Febrero de 1821, ante el peligro de derrumbamiento que ofrecía el cercano Templo Parroquial de Santa Tecla, debido al terremoto del 25 de marzo de 1728 y de los deterioros de la antes mencionada guerra de sucesión se trasladó el culto de dicha parroquia al Templo de la Merced.
  En 1835 dentro de la famosa desamortización de las comunidades religiosas del ministro Mendizábal los mercedarios abandonan el convento, siendo los últimos en hacerlo de los existentes en nuestra Ciudad.

  Como el resto de templos de la Ciudad en nuestra fraticida guerra civil, nuestro templo también sufrió los consiguientes destrozos y saqueos.
    En el año de 1947 se recogen donativos entre los fieles de la Parroquia para la construcción de un nuevo altar para la Virgen de Merced, que gracias a la intervención y ayuda de D. Gregorio Molina se convierte en realidad. 
    El 24 de septiembre de 1970 con motivo de la festividad de Ntra. Sra. de la Merced, atendiendo muchas peticiones de la feligresía y siendo párroco el Rvdo. D. Alfredo Martí Chordá se amplia la titularidad de la parroquia a la actual de “Parroquia de Nuestra Señora de la Merced y de Santa Tecla”.
 Después de un largo periodo de reparaciones de campanario, tejados, sistema eléctrico, revestimiento de mármol, bases de pilares de piedra y pintura general del templo, iniciado por el párroco D. Juan Portero y terminado de manera más acrecentada por nuestro actual párroco D. Juan Aguilar Fernández, en el año 2004 se da por terminado este proceso, siendo actualmente el objetivo de la Parroquia, en cuanto al apartado de obras y mejoras, el lograr la adquisición del edificio colindante a la fachada de nuestro templo.